martes, 8 de enero de 2013

Capitulo 7 Inmortal Hearts - Ellen Schreiber


Para leer el capitulo completo 

deben hacer clic donde dice

*Mas Información*

INMORTAL HEARTS

(Corazones Inmortales)


Traducido en Doramamania


No subir las traducciones en otros blogs/foros hasta que esta traducción esté terminada.

Gracias.




Capitulo SIETE 

Tiempo de demonios

Traducido por Juli_2828


La noche siguiente, Alexander había planeado ir con Stormy y conmigo al cine. En el teatro de arte del centro estaban mostrando La noche de los muertos vivientes, y era una de mis películas favoritas. No había mucho que hacer en Dullsville, e ir a ver una película fue un gran problema para mí. Me gustaría llegar a sentarme al lado de Alexander y mantener su mano en la oscuridad y como un cerdo acabaría en las palomitas de maíz mientras veía una película de terror. ¿Qué más puede pedir una chica?

Me paseaba por el pasillo de arriba, esperando a que Alexander bajara al desván. Mientras Stormy seguía en su habitación, estaba vestida con vaqueros negros y un cinturón de pedrería, con un rasgado, camisa azul oscura que tenía la palabra "TRÁGICO" escrita con letras rojas. Ella estaba en el aparador y se aplican los toques finales de la tormenta de maquillaje azul para sus ojos.

Miré con asombro. Me llevó horas de niña frente al espejo y sólo unos minutos para que Stormy terminara. Incluso se aplicó delineador de labios color vino y el rimel de color berenjena, sin ni siquiera una mancha o error. Ella se preparó y se ajustó su traje con tal facilidad, que era en gran medida impresionante. Me pregunté si yo fuera un vampiro como yo alguna vez lograría hacer tareas tan simples, sin un espejo. Estaba seguro que tendría un maquillaje corrido alrededor de mi cara como un payaso.

Sin embargo, yo sentía un dejo de dolor en el estómago de pensar que a pesar de que yo también quería ser un vampiro, Stormy no podía ver lo lindo que era. Ella siempre había sido diferente, ya que todas las niñas eran mortales.

Ella comenzó a cepillarse el pelo negro azabache cuando ella me vio de pie junto a la puerta.

"¿Tuviste un buen rato en tu noche a la mañana o durante el día?" Le pregunté.

"¡Me lo pasé de maravilla!" Se Iluminaron sus ojos, como si se tratara de Cenicienta de vuelta con el príncipe.

"Todavía debes de estar agotada de viajar y de bailar y salir con tus amigos", le dije. Phantom corrió hacia mí y se frotó la cabeza contra mí.

"Me siento muy bien", respondió ella con entusiasmo.

"¿Dónde dormiste?", Le pregunté. Cogí a Phantom y lo acaricié.

"Compartí un ataúd con Luna. Hablamos casi todo el día. "

Me imaginaba a las dos chicas como inseparables. Apuesto a que hablaron de Alexander, de Rumania, muchachos, y de ser vampiros. Me gustaría poder haber sido yo.

"Apuesto a que fue muy divertido", le dije.

"Tuve la mejor que nunca."

Supongo que "nunca" incluye la cena de anoche. ¿O estaba siendo paranoica? Tuve que darle más tiempo para nosotras para conectarnos  realmente. Y para no ser tan competitiva.

"Debe ser agradable para las dos ponerse al día", le dije.

"Sí, yo no la había visto en mucho tiempo. Sobre todo porque ella era... "

"¿Sí?", le pregunté.

"Uh... se volvió."

"¿Es muy diferente a ella?", Le pregunté. Tenía muchas ganas de conocer. Esto podría ser una indicación de lo que podría pasar algún día.

"OH, sí".

Tenía la esperanza. En el caso de que Luna tal vez no era tan buena amiga de ella o que ella había hecho cosas siniestras.

"¡Ella es aún más divertida!", Exclamó. "Si se puede imaginar". Murmuré en voz baja a mí mismo.

"Bueno, me alegra de que estés aquí", le dije. "Una vez que me enteré de ti, me moría de ganas por conocerte."

"¿Qué quiere decir una vez que te enteraste?", preguntó ella con curiosidad.

Creo que metí la pata. "Quiero decir, porque Alexander es tan críptico. No habló mucho sobre su familia en primer lugar. Me di cuenta de que era porque se ha perdido mucho de todos”.

Stormy sonrió, sus bandas de color púrpura y negra brillando en sus dientes. Parecía complacida con mi respuesta y saber que Alexander le dolía, también, salí de casa. "Sí, es muy difícil obtener información de mi hermano. Es como tirarle los colmillos. "

"Bueno, vamos a ir", dijo Alexander, que bajaba de su habitación en el ático y llegaba a mí en el pasillo.

El Cine en Dullsville era muy diferente de los megaplexes suburbanas. El teatro y la pantalla eran de mala muerte en comparación, y sólo había un stand concesión. Sin embargo, se hizo la experiencia de cine acogedor e íntimo. Los asientos tenían  prácticamente siglos de antigüedad, tapizados de rojo, y en el piso todavía estaba pegajoso por las palomitas y las bebidas derramadas de la película anterior.

Alexander le compró a su hermana todas las cosas que quería, que eran bastantes. Trató de mantener la bebida y palomitas de tamaño gigante, y era casi imposible verla detrás de ellos.

Entramos en el teatro vacío. Yo estaba emocionada por sentarme en medio de ellos, o por lo menos tener a Alexander en el medio, pero Stormy apretada entre nosotros se dirigió al pasillo. No estaba segura de si ella estaba tratando de separarnos o que tenía la esperanza de ser el centro de atención. Me sentía halagada de que ella realmente quería sentarse a mi lado. De cualquier manera, cuando las luces se apagaron y tocaban la música macabra, ella y yo con nuestras caras rellenas con palomitas de maíz, los ositos de goma, y las colas de submarino.

Ella se incluso y me agarró del brazo un par de veces durante la película cuando los zombis marcharon después de los mortales por su frenesí de alimentación propia.

Cuando la película terminó, ella se levantó y pidió verla de nuevo.

"En otra ocasión y otro día", dijo Alexander. "Pero podemos ver otra película de zombis. Son asesinos”.

Todos nos dirigimos al coche con una sonrisa en nuestras caras. 

Cuando Alejandro me dejó, por fin me dio el beso que había estado esperando toda la noche.

En vez de mirar nosotros o tocar la bocina, Stormy se sentó en el asiento delantero.

"Mañana es toda tuya", dijo Alexander mientras caminaba por el camino y me sopló un beso a última hora.

La noche siguiente, me esperaban ansiosamente Alexander para dejar a Stormy en mi casa. Ella y yo íbamos a tener una noche de chicas para nosotras. Olvidando a Luna Maxwell. Olvidando a la Cripta. Iba a ser como "hangi Sg " con la hermana de mi novio. No estaba segura de cómo nuestra noche iba a ir, podría oscilar de cualquier manera. 

Stormy y yo podríamos llevarnos bien o perfectamente me podría encontrar con un rival para la atención de su hermano mayor. Yo nunca había tratado de impresionar a nadie en Dullsville, y no se parecía a mí estar tan preocupada con lo que pensaran de mí, pero yo no podía dejar de querer tener una gran relación con Stormy.

No sabía lo que debería hacer para entretenerse en una ciudad que no estaba llena de excitación. Ya habíamos ido a ver una película y fiestas en la cripta. Tuve a Becky en el marcado rápido en caso de que acabaran las cosas y ella se ocuparía por mi cuenta.

Escuché el sonido de una puerta del coche y corrí por el cierre de las escaleras para abrir la puerta principal.

Stormy se paseó por delante nuestro caminando junto a Alexander. 

Pude ver un ligero parecido en su modo de andar, rostros pálidos y ojos oscuras, y sus sonrisas hermosas.

Stormy parecía ansiosa por llegar cuando ella me hizo un gesto amistoso. Miré con dulzura a sus pantalones cortos negros de corte jean, medias moradas, y remera de cuello en V, de color rojo sangre que llevaba hacia atrás, dejando al descubierto la parte superior de la espalda. Un pequeño bolso púrpura de Hello Batty colgaba de sus hombros y descansaba un poco por encima de la cintura.

Me guiñó un ojo Alexander cuando Stormy entró a mi casa. Y me dio un rápido "hola" - beso mientras ella se tomaba un momento para examinar nuestra sala de estar.

"Te voy a recoger en unas pocas horas", dijo Alexander. "No te metas en muchos problemas", dijo medio en serio.

Pero Stormy estaba fascinada con mi casa como si nunca hubiera tenido una casa más pequeña-que-a-Mansión.

Yo me resistía en dejar salir de Alexander. Yo odiaba cada vez que estábamos separados cuando podríamos estar juntos. Pero me recordé a mí mismo que me gustaría estar en la compañía de la siguiente mejor cosa, su hermana pequeña vampiro.

"Voy a regresar más tarde", dijo. "O si ustedes salen, las puedo recoger allí, también. Sólo quiero saber. "

Alexander me dio un rápido beso en la mejilla y le dio unas palmaditas en el brazo Stormy.

"Wow, esta casa es linda", dijo cuando cerré la puerta.

"Supongo que estás acostumbrada a las mansiones", le dije.

"Me gusta esta. No es tan sola, "dijo ella en voz baja, como si ella no hubiera querido que la escuchara.

¿Es así como se sentía su hermana menor en la mansión y en su casa en Rumania? La vasta extensión de una finca no era reconfortante, ¿sino que reforzó el espacio físico entre ella y su familia? Yo siempre había querido estas a yardas lejos de mi familia, así que la idea de que las habitaciones son enormes y múltiples lugares para esconderse
Parecía una casa de ensueños de Barbie para mí.

Oí a mi madre tirar de su coche en el garaje.

Eso fue rápido, pensé. Billy estaba escondido arriba fuera de su agujero hobbit, pero sabía que una vez que mi madre entrara en ella había que dominar la conversación con sus bromas maternal educadas.

Traté de seguir mostrando más a Stormy, pero dentro de unos segundos, mi mamá ya estaba dentro.

"Yo no estaba segura de que volverías a casa", dijo ella, sosteniendo varias bolsas reutilizables llenas de provisiones. Entonces se dio cuenta de Stormy. "Yo no sabía que tenías compañía."

"Mamá, esta es la hermana de Alexander, Stormy. Stormy, esta es mi mamá".

Mi madre dejó sus bolsas en nuestra cocina y saludó a Stormy. "OH, estoy  tan encantada de conocerte", exclamó.

"Es un placer conocerla a usted, señora Madison", dijo la joven Sterling. Ella le tendió la mano.

Pero en vez de sacudirla, mi mamá se acercó y le dio un cálido abrazo. 

"Puedes llamarme Sarah".

Me quejaba en su interior. Mi mamá tenía esos movimientos rápidos que sólo una madre poseía. Yo no podría haber sido tan amable con Stormy cuando la conocí. Pero mi mamá, llenó la habitación con tal energía maternal positiva. Y Stormy parecía vuelta hacia arriba mientras abrazaba a mi mamá de nuevo como si fuera la suya.

"¿Has comido la cena?" Le pregunté a mi madre. "He comprado una pizza congelada. No pasará mucho tiempo para calentarla. "

"Eso es muy amable de su parte, pero yo tenía la cena cuando me desperté", dijo Stormy.

Mi madre hizo una pausa como si Stormy se había equivocado.

"Uh... sí, ambos hemos comido", le dije. "Sólo vamos a mi habitación para averiguar lo que queremos hacer".

"Bueno, es tan agradable conocerte. ¿Cuánto tiempo estarás en la ciudad? "Le preguntó mi mamá.

"Espero que por un tiempo", respondió ella.

Stormy me siguió hasta las escaleras y pasó los dedos contra la barandilla.

"Estoy segura que hay un montón de polvo", le dije.

"No, no realmente," dijo ella como si estuviera decepcionada.

"Wow," dijo ella mientras le mostraba mi habitación. "Esto es bueno".

Mi habitación estaba melancólica y taciturna, incluso con las luces encendidas. No pude tomar mi espejo del tocador abajo, ni el de cuerpo entero en la parte posterior de la puerta. Así que en vez de eso, para evitar cualquier problema, los había cubierto con sábanas. Ella ni siquiera lo mencionó.

Estaba intrigada por las decoraciones macabras y rebuscas en mi armario como si fueran sus propios hijos. Me senté y observé con facilidad en el genuino interés en el examen de mis cosas. Fue sólo después de que ella pensó que estaba siendo grosera.

"Supongo que no debería estar haciendo esto", dijo. "Mamá me mataría si me viera actuando de esta manera."

"No, por favor, adelante. Es realmente impresionante ver a alguien interesada en mis cosas. "

"Esto es fabuloso. Tienes la mejor habitación”.

"¿Eso crees? Nadie me ha dicho eso nunca ", admitió sinceramente. Ahora, tal vez a Alexander le gustó mi habitación, pero nadie más había felicitado mi decoración.

"Y mi habitación en la Mansión es fabulosa, también", dijo con una sonrisa.

"¿Te gusta tu habitación?", Le pregunté. "Yo no estaba segura de lo que podrías pensar."

"Yo lo hago. Nadie ha hecho algo así por mí ", dijo ella, sinceramente.

"¿En serio?", Le pregunté.

"Sí".

¿Ni siquiera Luna? Lo que quería decir. Pero yo no quería nombrar su nombre o sugerirlo para que no pensara que pudiera tenerle envidia de su amistad anterior.

"Esperaba que tu habitación sea diferente de alguna manera", dijo.

"¿Qué quieres decir?"

"La habitación de Luna era realmente...".

¡Allí estaba! No es un momento después. Ese nombre. Me mordí el labio manchado de lavanda.

"Al igual que la habitación de un hada", continuó.

"Sólo puedo imaginar que es realmente genial", le dije, tratando de ocultar cualquier tipo de tensión en la voz.

"Sí, es muy bonita."

Asentí con la cabeza y sonrió.

"Pero el tuyo es como lo que yo lo quiero para la mía", dijo.

"¿En serio?", Le pregunté, sorprendida.

"Sí, quiero decir, además de la que has decorado en la mansión. Quiero decir, esto es lo que me gusta, también. Yo no tendría una habitación que me gustaría tener”.

Yo no estaba seguro de lo que quería decir, pero me lo tomé como un cumplido.

"Entonces, ¿qué crees que sería?" Apreté, con ganas de más información de ella.

"No estoy segura, la verdad. Yo no creía que fuera a ser tan buena”.

Esa fue la clave para Stormy. Pensé que ella no creía que a ella le gustaría como novia de Alexander a una que no fuera Luna. Y ahora que  teníamos cosas en común, no era algo que ella había esperado.

Justo en ese momento Pesadilla se lanzó a mi habitación y saltó sobre mi ventana, acurrucándose junto a las cortinas.

"¿Tienes un gato, también?", Preguntó.

"Sí, su nombre es Pesadilla".

"Ella es tan linda. ¿Puedo sostenerla? "

"Por supuesto".


Recogí mi gata mimada y se la llevé a Stormy. "Alexander me la dio. La encontró en un viejo vagón de ferrocarril cuando era un gatito”.

Puse a Pesadilla en sus brazos. Stormy acurrucó al felino negro y acarició el puente de su nariz.

"Creo que le gustas", le dije.

"Tengo a Phantom, y tu tienes a Pesadilla".

Podía oír Pesadilla suavemente ronroneando. "Me pregunto si se hubieran llevado bien."

"Eso sería genial," estuve de acuerdo. "Creo que a Pesadilla le encantaría la mansión."

Stormy jugó con Pesadilla para un poco antes de que la pusiera de nuevo en el alféizar de la ventana. "¿Puedo mirar un poco más?", Preguntó.

"Por supuesto que puedes." Me senté en mi silla de la computadora y observé mientras sostenía ropa delante de ella. "Hay algo de ropa realmente impresionantes. ¿En dónde encontras esto? "

Ella levantó una camisa de punto de tres cuartos de longitud negra y roja.

"Lo compré en una tienda de segunda mano y metí algunos agujeros en ella."

"¡Fabuloso!", Dijo. "Me gusta esto". Ella mostró un minivestido de encaje negro. "Me gustaría tener uno."

No estaba segura de cómo responder. Nadie había querido tener algo mío, a menos que fuera Billy Boy pidiendo papel de computadora.

"Uh... Creo que podría ser un poco grande", le dije. "Pero tal vez-"

"Lo siento. No debería haber dicho nada. "Ella comenzó a ponerlo de nuevo. Era como si su mente se hubiera atrapado. Ella evitó el contacto visual, y  parecía un poco avergonzada.

"Puedes tomarlas", le dije. Tuve tantos problemas para encontrar ropa en Dullsville que cada cosa que encontré era algo especial para mí y significativo. Pero esta era la primera vez en mi vida que alguien los apreciaba. "Por favor, tómalo", insistí. "Estoy segura de que Jameson puede encontrar un sastre de la ciudad para que te quede bien."

"¿Eso crees?", Preguntó, excitada, como si le hubiera regalado cien dólares.

"Sí, creo que se vería muy bien en ti."

"Lo puedo llevar a un baile," dijo ella, modelando.

En ese momento, Billy entró por mi puerta.

"¿Quién es?", Preguntó.

"Mi hermano tonto".

"¿Tienes un hermano?"

"Sí. ¿Alexander te lo dijo? "

"No."

"Ha, ¿Alexander te dijo algo sobre mí?" pregunté, pero Stormy ahora parecía más interesada en mi hermano mientras seguía mirando por la puerta.

"¿Puedo conocerlo?", Preguntó.

"Billy?"

"Sí".

"Pero no es cool como Alexander. Él es un idiota. "

"No puedo imaginar un hermano tuyo que sea un idiota."

"Bueno, no tienes que imaginarlo, puedes ver por ti misma." Me levanté de la silla y me dirigí a la puerta.

"Hey, Billy. ¡Ven aquí!, "le dije.

"Estoy ocupado", respondió.

"Hay alguien que quiero que conozcas."

Cuando no se oía ningún movimiento, le dije: "Disculpa" a Stormy, fui por el pasillo, y golpeé en la puerta de Billy.

"Necesito hablar contigo", le dije.

"He dicho que estoy ocupado."

"Tengo alguien que quiero que conozcas."

"¿Yo?", Se preguntó con escepticismo. "Vete".

"No, de verdad. Es la hermana de Alexander. Por favor, se cortés, por una vez”.

Él no respondió.

"¡Abre, ya!" Exigí. Yo estaba a segundos de irrumpir en su habitación y tirar de él hacia fuera por la oreja.

Pero entonces se abrió la puerta. "Yo soy el único en esta casa con modales", gruñó. "Eres tu quien actúa como si vivieras en un zoológico."

Billy finalmente salió de su habitación y me siguió a la mía. Stormy sonrió.

"Ella es Stormy", le dije. "Stormy, esto es Billy."

"Es un placer conocerte," dijo ella, tendiéndole la mano. No estaba segura de qué hacer con la formalidad y, finalmente, se la estrechó.

"Hola", dijo. "Oí que ibas a venir a la ciudad."

"Sí, estoy visitando a mi hermano."

"Bueno... fue un placer conocerte", dijo.

Hubo una pausa incómoda entre los dos.

"Bueno, gracias por decir hola", le dije. "Ahora vamos a volver a la ropa y nuestros planes para la noche."

Billy regresó a su habitación.

"¿Quieres ir a Diner Hatsy para algunos batidos?" Le pregunté.

"¡Sí! Y tal vez Billy pueda venir con nosotros ", dijo.

"Uh... no vendrá si algo no implique microchips".

"Bueno, sólo tendremos que cambiar eso para la próxima vez", dijo, mientras tomabamos nuestras cosas y salimos de la casa.

Stormy estaba súper impresionada con las máquinas de discos en las mesas y las actas enmarcadas en las paredes. Clientes conservadores miraban boquiabiertos a nosotros. 

Yo estaba acostumbrada a este tratamiento de Dullsville, pero me sentía protector de la hermana de Alexander. Miré atrás con fuerza a cualquiera que mirara, y la mayoría volvió a sus comidas. Stormy estaba tan atrapada en el restaurante, nostálgica que ella ni se dio cuenta.

"¡Esto es tan americano!", Dijo.

"Sí, supongo que sí."

"He visto sitios como éste en las películas."

"Puedes conseguir lo que quieras", le ofrecí.

"¿Tienen batidos rumanos? O steak? "

"No lo creo. Creo que la mayoría de las cosas se cocinan aquí”.

"Eso está bien", dijo. "He traído esto conmigo por si acaso", dijo. Sacó una botella de agua, sólo que en lugar de agua parecía estar llena de sangre.

Dixie, de unos cincuenta años con uniforme de camarera, se acercó a la mesa.

"¿Qué es eso?", Preguntó Dixie.

"Uh... es Kool-Aid", le dije.

"Eso no se ve como Kool-Aid para mí."

"Es una bebida energética," Stormy trató de explicar.

"Bueno, si usted vino aquí para una comida nutritiva", dijo Dixie, "usted vino al lugar equivocado. Si no es frito, quemado, o con harina, no lo servimos”.

Ella masticó el chicle y sopló un globo.

"No, estamos complaciendo esta noche", le dije mientras Stormy subrepticiamente deslizó la botella en su bolso.

"Dos maltas de chocolate, por favor", le dije.

"¿Eso es todo?", Preguntó.

"Sí. Acabamos de tener la cena. "

Dixie se fue lejos, molesta de que ella no tenía una orden grande en sus manos para aumentar sus posibilidades de un aumento más grande.

Las dos nos reímos mientras nuestros eran puestos en el mostrador.

"Esto es fabuloso", dijo Stormy.

"¿Eso crees? He estado viniendo aquí durante años con mi mejor amiga. Dixie ha estado trabajando aquí desde que abrió”.

Stormy hojeó las canciones jukebox en nuestra mesa.

"¿Cuál es tu música favorita?", Le pregunté.

"Me gustan los esqueletos".

"¿En serio? Así que yo no creo que sean en ese país. Ellos sólo tienen cincuenta artistas”.

"¿Qué pasa con Elvis?", Preguntó.

"Alexander lo ama", señalé.

"Lo sé. Yo también. "

Encontré una moneda en mi bolsillo y lo coloqué en la máquina de discos.

 "Juega tu favorito", le dije. Un momento más tarde, "(Let Me Be Your) de Teddy Bear" comenzó a jugar encima de la cabeza.

Parecía fascinada por la música y el poder de pulsar el botón y la reproducción.

Entonces me acordé de que los Sterling vivían con velas. La tecnología moderna no era algo de lo que tratan todos los días.

"Entonces, ¿Alexander te gusta como un hermano mayor?", Le pregunté.

Siempre estaba muriendo por saber más acerca de mi novio, sobre todo porque él era tan misterioso que ni siquiera sabía hasta hace poco que tenía una hermana.

"Jugó conmigo cuando yo era pequeña, pero cuando se hizo mayor, se iba a su habitación la mayor parte del tiempo y pintaba."

"¿Qué jugaban?"

"Juegos en su mayoría. Amaba las damas, también lo hacía yo. Pero cuando saqué mis muñecas corrió a su habitación. "

Me reí, y así lo hizo.

"¿Siempre te llevas bien con él?"

"Sí, supongo que sí. Me llevo sus nervios mucho ", dijo.

"No puedo imaginar eso."

"OH, es cierto. Cuando él y Luna iban a la ceremonia: "Entonces se detuvo. "Quiero decir...”

"No, eso está bien, me puedes decir."

"Estaba vestida de niña de las flores. Tuve muertas rosas negras en una pequeña urna”.

"Apuesto a que eran bastantes", le dije.

"Gracias. Luna estaba esperando para comenzar la ceremonia, y todo el mundo se estaba impacientando. No se encontró con Alexander. "

"¿Ah?"

"Yo fui el que lo encontró sentado solo fuera en una cripta. Él me dijo que no iba a ir al altar para hacer el pacto con Luna. Me enojé y vertí las flores en sus zapatos. Y entonces le dije a mi madre dónde estaba. "

Yo nunca había oído esta historia antes, y desde el punto de vista de Stormy, dispuestos para la  eternidad con Alexander como esponsales causó decepción en muchos, además de él mismo y Luna.

"Estoy seguro de que entendía." Traté de aliviar su sentimiento de culpa.

"Cuando mi madre llegó a la cripta, se había ido."

"¿Qué pasó?"

"Con el tiempo llegó a casa. Pero los  Maxwell querían venganza. Entonces tuvo que salir para Mansión abuela aquí. Pero él no regresó”.

Yo no sabía qué decir. "Bueno, ya estamos juntos ahora", le dije.

"Sí," dijo ella. "Por fin".

"¿Qué te gusta hacer?"

"Me gusta escribir poemas."

"¿De que temas?"

"Chicos".

"Ese es un gran tema".

"Espero que los publiquen algún día."

"Estoy segura de que lo van a hacer", le aseguré. "Apuesto a que te alegraste de ver a Jameson, también. Él es tan bueno ", le dije.

"Sí, lo he echado de menos. Es divertido”.

"Es curioso", le pregunté.

"Cuando yo era pequeña, le gustaba esconder mis muñecas durante el día. Así que cuando me despertaba, tendría que buscar en cada sitio. Me gustaba encontrar a descansar debajo de las escaleras, asomándose por detrás de un jarrón antiguo o sacarlas del bolsillo de mi abrigo. Ha sido un partido fabuloso. "

Me eché a reír, imaginando a Jameson furtivamente en torno a su mansión rumana con muñecas bajo sus brazos huesudos.

"Él es un medio vampiro, es por eso que puede estar fuera todo el día con el sol.

"¿Él lo es?", le pregunté.

"Sí, ¿tú no lo sabías?"  Ella pareció sorprendida.

Yo no quería mentirle, pero tampoco quería parecer como que no había estado "en el saber." "Uh...”

"Sí, él es mortal", continuó. "Puede estar en el día y la noche, pero necesita una vena, como lo hacemos para  existir".

Lo dijo con tanta materia de hecho que fue tomada casi por sorpresa. 

Tuve que recordarme a mí mismo que yo era, después de todo, y estaba con un vampiro joven. Pero, ¿dónde estaba el Alexander misterioso y que mantuvo gran parte de esta identidad para sí mismo?, Stormy dejó escapar su información como cualquier otra chica sin secretos.

"Por eso me encantan sus batidos rumanos", continuó. "Sus batidos de California son terribles. No tienen sangre”.

"¿Sangre?", Dijo una voz familiar cuando alguien se deslizó en la cabina conmigo.

"¿Qué estás haciendo aquí?", Le pregunté a Trevor. Luego miró a Stormy.
"¿Becky te dejó en la noche?", se preguntó Trevor.

Dixie regresó con nuestras malteadas y las colocó sobre la mesa. Trevor agarró la mía antes que yo metiera la cuchara en él. Tomó una cucharada de mi malteada y la puso en su boca.

Yo no estaba dispuesta a dejarme intimidar frente a Stormy. Era lo suficiente incómodo para mí vivirlo sin que ella tuviera que vivirlo, también.

"¿Qué fue eso Raven?" dijo Stormy con fuerza. Yo estaba sorprendido de que me estuviera defendiendo. Estaba orgulloso de ella. Era luchadora como yo. Pero al final no quería que participe en mi tormento.

"A Raven le gusta compartir", le dijo. "No sabía que tenías una hermana pequeña", me dijo.

"No lo hago. Ella es la hermana de Alexander. "Hice hincapié en Alexander, con la esperanza de que había irse en no meterse con ella. Alexander buscaría venganza si lo hacía. Y yo lo dejaría, también, si lo intentaba.

"OH... así que la chica Monstruo tiene una Mini-Monstruo".

Estaba dispuesta a deshacerme de mi malteada en su cabeza, pero me preocupaba no fuera el mejor ejemplo de un comportamiento adecuado frente a Stormy. En su lugar deslicé mi mano por debajo de la mesa y le pellizqué la pierna con todas mis fuerzas.

"¡Ay!", Dijo, poniendo la malteada abajo.

Le soltó y le di una mirada de muerte. "Puedes dirigirte a ella por su nombre real. Athena. Aparte de eso, cualquier nombre es una violación. "

"¿Una violación?" Él se rió entre dientes.

"Sí, por ley de Raven."

"Ya veo. Y si lo rompo, ¿Me arrestan? ¿Por favor? "Él era tan amenazador como él era atractivo. Su pelo rubio se dejó caer perfectamente en su lugar como el de un modelo.

"Es hora de que te vayas", le dije. "Antes de que te conviertas en una calabaza."

"Bien," dijo. "Fue un placer conocerte, Athena".

Ella le tendió la mano. Hizo una pausa por un momento, sorprendida por su formalidad.

Luego sacudió la mano.

"Wow, puedes aprender una cosa o dos acerca de los modales con ella", me dijo él a mí.

"Uh...".

Trevor se marchó al mostrador.

Empujé mi malteada lejos de mí. Yo no estaba a punto de beberla.

"Lo siento por eso", le dije. "Él me ha estado molestando desde que nació".

"¡Creo que es lindo!"

"¿Trevor?"

"Sí, ¡este pueblo está lleno de chicos guapos!"

"Creo que... ", le dije.

"A el realmente le gustas. Por eso se mete contigo ", dijo.

Me quedé muy sorprendida por su aguda comprensión de Trevor. "Es hora de llamar a Alexander", declaré.

Justo en ese momento Dixie desfilí y me dio una malteada. "Es de Trevor."

"Ah", le dije a Stormy. "Creo que los buenos modales que frotan se apegaron a él."

Poco tiempo más tarde, Alexander se reunió con nosotras en el estacionamiento del comensal. Esta vez Stormy subió a la parte trasera del coche.

"Puedes sentarte en el frente", le dije.

"No, esto está bien. Me gusta estar con un chofer ", dijo. Pensé que era lindo cómo se estaba comportante lentamente hacia mí.

"Entonces, ¿los niños se divirtieron?" Alexander bromeó.

"Lo hicimos", le dije.

"Sí, Raven me dio este vestido", dijo ella, tirando de él hacia fuera de su bolso.

"No puedes tomar la ropa de ella," Alexander regañó. Normalmente, el conductor mira por el espejo retrovisor al hablar con el pasajero en el asiento trasero.

Pero Alexander no. Sabía que no sería capaz de ver a su hermana en la reflexión.

"Está bien", le aseguré. "Quiero que lo tengas."

"Haz hecho lo suficiente ya", dijo.

"Y conocí a su hermano, Billy", añadió Stormy.

"Eso está bien. Es de tu edad”.

"Lo sé..." Stormy se rió por lo bajo.

"Parece que ustedes se divirtieron mucho sin mí. No estoy seguro de que me necesiten más. "

"Por supuesto que sí", le dije, poniendo mi mano sobre su hombro.
"Bueno, tal vez no..." Stormy bromeó. Pensé que le gustaba la atención que estaba recibiendo, sin importar quién era.

"Y me encontré con un tipo llamado Trevor", continuó.

"¿En serio?", Preguntó Alexander. Había un dejo de preocupación en su voz.

"No fue una gran cosa", le dije.

"Creo que le gusta Raven," dijo ella.

Alexander hizo una pausa.

"¿Estás tratando de crear problemas?", le preguntó.

"Sólo estoy siendo honesta."

"Bueno, él está saliendo con nuestra amiga Scarlet", le dije. "Además, Alexander no tiene que preocuparse por nadie".

"Debes mantener un ojo sobre él", advirtió Alexander. "Yo no confío en él. Y Tengo que mantener mis ojos en ti", continuó Alexander. "Una noche de fiesta y ya estás cumpliendo con chicos y consiguiendo nuevos vestidos y dando vueltas por la ciudad”.

Stormy se rió de nuevo. "Es una lástima que no vinieras".

"Bueno, los dos hemos tenido una noche completa", dijo él, entrando en mi camino.

Salí del coche, y Stormy saltó del Mercedes, también. En lugar de extender la mano para darme las buenas noches, ella sonrió y se inclinó hacia mí. Envolvió sus brazos alrededor de mi cintura y me dio un abrazo tan fuerte que me derritió por dentro. Luego se metió en el asiento delantero.

Yo estaba tan halagada. Yo había tenido un gran momento, y por eso tenía a Stormy.

Alexander tomó mi mano y me llevó hasta la puerta.

"Veo que has hecho una buena impresión en ella."

"Me lo pasé de maravilla", le dije. "Me gustaría tener una hermana pequeña".

Nos dimos la vuelta y vio a que Stormy nos miraba desde el coche. Yo sabía que se estaba muriendo para ver si su hermano me besaría.

Ella se dio la vuelta como si no hubiera estado buscando. Ella se inclinó y miró el vestido en su bolso.

Alexander tuvo la oportunidad ahora en privado y se inclinó y me besó. 

Sus labios eran tan tiernos que me perdí en ellos. De repente, el claxon de un coche tocó la bocina y los dos dimos un salto.

Traté de recuperar el aliento, y Alexander se vio frustrado ahora con su hermana. Entonces los dos nos echamos a reír.

"Mira, ella no es tan educada, después de todo," dijo mi novio. "Muchas gracias", añadió mientras abría la puerta. "Esto significa mucho para mí."
"Tú no tienes que darme las gracias", le dije con sinceridad. "He estado esperando por noches como estas toda mi vida."

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada