viernes, 9 de noviembre de 2012

Capitulo 5 Inmortal Hearts - Ellen Schreiber

 

Para leer el capitulo completo 

deben hacer clic donde dice

*Mas Información*

INMORTAL HEARTS

(Corazones Inmortales)


Traducido en Doramamania


No subir las traducciones en otros blogs/foros hasta que esta traducción esté terminada.

Gracias.









Capítulo 5:

 "Hermanos Tenebrosos"

 Traducido por Juli_2828

Unos días más tarde, se fijó la llegada de Stormy  a Dullsville. Yo estaba tan emocionada de conocerla, me salté la cena y espere a que el sol se ponga fuera de la mansión. Y me acordé lo ansiosa que había estado en conocer a los padres de Alexander.

Me había imaginado cómo eran y estuve preocupada de qué tipo de impresión tendrían sobre mí. Esta vez, no estaba tan nerviosa. Cuando por fin se abrió la puerta, Alexander me saludó con un enorme beso. Yo estaba dando vueltas por la mansión, el olor a la deliciosa cena de Jameson caliente flotaba por todas partes, mientras que Alexander estaba en el sofá antiguo, hojeando una revista de artes modernas mientras esperábamos el Mercedes de Jameson.

"Me pareció oír un coche", le dije, corriendo hacia la puerta.

"Esta es la décima vez que dices eso," dijo, sin levantar la vista de la revista.

"Estoy segura de que son ellos esta vez", le dije, alegremente girando la perilla de la puerta.

"Ese no es el Mercedes", dijo Alexander cuando abrí la puerta, como si lo supiera  con su sexto sentido vampírico.

Decepcionada, pensé que lo mejor era esperar con Alexander. ¿Y por qué no? Teníamos tan poco tiempo solos, yo también podría tomar ventaja de ello. Me acurruqué a su lado en el sofá y  apoyé mi cabeza en su pecho cuando oí un coche en la calle. El sonido se hizo más fuerte con cada momento que pasaba, sus luces brillaron en la mansión. Yo sabía que tenía que ser Jameson. Los dos nos sentamos.

Asomé la cabeza contra la ventana y miré hacia la noche.

Vi dos luces y un coche negro iluminado por la farola. "¡Son ellos! Es el coche de Jameson. “Alexander no pudo ocultar su entusiasmo y también sonrió. Nos dirigimos a la puerta,  la abrió y lo seguí a fuera hacia el coche aparcado.

Jameson nos dió las buenas noches mientras lentamente salía por la parte trasera del coche.

Hice lo mejor que pude para echar un vistazo a Stormy, pero lo único que pude ver fue su pelo oscuro.

Esperé con ansiedad a la hermana pequeña de Alexander.

Jameson amablemente abrió la puerta, y dio un paso fuera de Stormy Sterling.

Stormy estaba muy delgada y se quedó a unos cinco o dos pies. Ella tenía flequillo y pelo hasta los hombros de color negro azabache.
Tenía las uñas mordidas y picadas; coloreadas con carbón vegetal de esmalte de uñas. Lápiz labial de color media noche manchaba sus pequeños labios. Había pulseras de goma y una banda negra y blanco. Pequeños clavos de plata y aros por los lados de sus orejas diminutas. Su camisa era de encaje, y sus medias de moda muy cool estaban rotas en todos los lugares. Llevaba mini-botas y negras y guantes sin dedos de encaje.

Ella era todo lo que soñé que sería.

"Alexander" gritó con voz dulce.

Stormy corrió hacia él, y él la envolvió en sus brazos.

"¡Es muy bueno verte!" Gritó ella-.

"¡Si, es muy bueno verte!" Era obvio lo mucho que había extrañado a su hermana mientras seguía a abrazándola.

Finalmente la soltó. Stormy se rió. "¡Tenemos rienda sueltas sin nuestros padres! ¡Vamos a tener el tiempo de nuestras vidas! "

Alexander se abalanzó caballerosamente. "Ella es Raven. Raven, ella  es mi hermana, Athena ", dijo. "Pero sus amigos la llaman Stormy".

"Es un placer conocerte." Ella me tendió la mano. Stormy era preciosa.

"¡Estoy muy emocionada de que estés aquí!" Dije de repente, yo pensé que no lo haría.

Quería correr y abrazar a Stormy, la hermana que siempre había querido. Yo sabía que cuando tenía su edad y lo incómodo que hubiese sido  si una persona actuara toda pegajosa en mí cuando apenas la había conocido. Se sentiría falso, aunque en este caso habría sido genuina. En lugar de apretarla, yo mantuve mi distancia.

Ella esbozó una sonrisa amable, la exposición de sus tirantes blancos de plásticos adornadas con bandas de goma de color púrpura y negro, con colmillos de vampiros pequeños asomaban por debajo de ellos.

Pero entonces su sonrisa fue agria. "¡Oh, no! He olvidado a Phantom!"

Volvimos al coche, y Jameson, sostenía en sus brazos un gato blanco con ojos rosados.

"Jameson! ¡Gracias! "Stormy corrió y sostuvo a su gato.

"Está es su bienvenida, señorita Athena".

"Ella es linda", le susurré a Alexander. "Como tu".

"Te va a encantar aquí, Phantom", susurró ella a su gato. "Al igual que a mi."

Alexander observó a Jameson mientras agarraba sus maletas y la mochila de Stormy.

"Las puedo llevar yo, Jameson," ofreció Alexander.

"Gracias, pero lo haré yo", dijo el hombre espeluznante. "Tú saluda a tu hermana."

"Vamos a entrar", dijo Alexander. "Estoy seguro de que tienes hambre."

"¡Impresionante! No puedo esperar por un batido con cerezas y una espada de púrpura ", exclamó Stormy.

"Por supuesto, señorita Athena," el hombre dijo con una sonrisa de oreja a oreja.

Stormy corrió hacia la mansión. "¡Aquí estoy!", Declaró al vestíbulo vacío.

Alexander la siguió.

"Esto es increíble", le dijo a  Alexander. "¡Me voy a divertir mucho con ustedes!"

Le despeinó el pelo como sólo un hermano mayor podía hacer.

"Lo que sí recuerdo, es que es todo lo mismo", dijo ella, alisando su pelo. "¡Esto no es justo!", Exclamó. "Obtienes el reinado completo de este sitio sin Madre ni Padre y miras sobre tu hombro. "

Jameson puso las maletas por las escaleras. "La cena no será larga. Entonces voy a desempacar sus cosas, señorita Athena, para su asentamiento.

"¿Qué habitación es mía?", Preguntó.

"Vas a tener que adivinar", dijo Alexander. "Pero creo que sabrás cuando lo veas. Raven me ayudó a decorarla”

"¿En serio?" Sus ojos se entrecerraron, y su voz no pudo ocultar su escepticismo. Sabía que había una posibilidad de que se molestara por la decoración de la mansión. Empujó una sonrisa lo más fuerte que pudo. "Eso fue muy amable de su parte", dijo ella, demasiado educada.

Alexander puso su brazo alrededor de sus hombros huesudos mientras los dos caminaban por las escaleras. Sabía que era importante que los dos hermanos tuvieran su tiempo juntos.

"Puedo ayudar a Jameson," dije desde el fondo de las escaleras.

"Tienes que venir para arriba, también", dijo Alexander.

Yo estaba ansiosa cuando llegamos a lo alto de las escaleras. Mi corazón vibraba de la forma que lo haría si yo estuviera dando una fiesta sorpresa con la esperanza de que el destinatario se sorprendiera por cierto.

Por el aspecto y estilo de Stormy, pensé que tal vez le gustaría cómo decoramos su habitación, pero había una gran oportunidad de que podría haber perdido la marca en su sabor y que iba a ver la habitación como un gran desastre. Yo contuve la respiración cuando Alexander encendió varias velas, iluminando la habitación. Aunque los vampiros podían ver en la oscuridad, la suave luz nos ayudó a ver todo el interior de la habitación incluso mejor.

Hizo una pausa y miró a su alrededor.

"Esto... es...”

"¿Sí?", se preguntó Alexander, esperando su reacción.

"¡Hermoso! ¡Es simplemente fabuloso! ", Exclamó.

Incluso Phantom examinó su nuevo entorno, saltando en el diván y olfateando los animales de peluche.

Dejé escapar un suspiro de alivio, y parecía que Alexander había estado ansioso, también, cuando su suspiro fue audible.

Ella corrió el sofá, saltó sobre el, y abrazó a algunas de las almohadas.

"¡Y este lujoso Hello Batty!", Dijo, levantándolo en el aire. "¿Tengo que guardarlo?"

"Todo es tuyo", dijo Alexander.

"Podemos poner el ataúd aquí", dijo Alexander, señalando la única área vacía.

Sus palabras hicieron ponerme la piel de gallina sobre mí. Un ataúd.

¡Para una chica dormir adentro era tan impresionante!

Stormy zumbaba alrededor de la habitación, tocando todo lo que veía.

"¡Me encantan estas velas!", Dijo, olfateando el aroma de lavanda. "¡Y estos marcos con pinturas de nosotros, Alexander! Estos se ven exactamente como nuestra madre y padre. ¡Y esas cortinas! ¡Son tan largas y deliciosas! "Ella se cubría a sí misma como si fuera un vestido de fiesta. "¿Cómo me veo?"

"Como una estrella de cine", dijo Alexander.

"No puedo creer que hayas hecho todo esto por mí."

"Bueno, en realidad," dijo, "Raven lo hizo. Tu sabes que yo no tengo ni idea de comprar almohadas con volados ", dijo Alexander.

"Pero pensé que lo hiciste con ella", comenzó.

"Bueno, Alexander nos ayudó", le dije.

"En realidad no. Raven eligió y diseñó todo".

"¿En serio?", Preguntó. "¿Cómo sabía lo que me gustaba?"

"Alexander me lo dijo."

"Pero Raven encontró todo", dijo Alexander con orgullo. "Hizo un gran trabajo, ¿no?"

"Sí." Ella asintió con entusiasmo. Entonces ella preguntó: "¿Luna ayudó?"

¿Luna? Hubo ese nombre.

"No," dijo Alexander. "¿Por qué Luna ayudaría? Esto fue todo de Raven. Tienes que agradecerle a ella por lo de tu habitación. "

Alexander verdaderamente pensaba que el trabajo que había hecho era un gesto sincero de mi parte hacia Stormy, pero tenía miedo de que ella estuviera molesta de que alguien que no es de su propia familia, sería un extraño para ella, y que había decorado su habitación.

No podía culparla si esos eran sus verdaderos sentimientos.

"Muchas gracias, Raven. ¡Me encanta! ", Dijo. Era como si ella pensara acerca de abrazarme, pero no sabía qué hacer. En su lugar, ella me sonrió y se metió de nuevo en el diván con Phantom.

"No tienes que darme las gracias", le dije. "Me lo pasé muy bien haciéndolo."

Jameson entró en la habitación y colocó el equipaje de Stormy en la cómoda. "Voy a traer el ataúd, también."

El hombre espeluznante era frágil, y  no podría imaginar como traería un ataúd por la escalera de la Mansión o incluso montar una por su cuenta. Afortunadamente, ni podría Alexander.

"No," dijo Alexander. "Voy a buscarlo".

"Gracias. La cena estará lista en unos minutos ", dijo el mayordomo.

Stormy saltó del sillón y se arregló la falda. Jameson se fue, y Alexander y yo vimos como Stormy observaba todas las baratijas que habíamos colocado en su estantería.

Ella sonrió un poco, y me di cuenta por su expresión que estaba muy satisfecha con su nuevo alojamiento.

"Entonces, ¿Dónde está la habitación de Raven?", preguntó ella de repente.

Alexander fue sorprendido por la pregunta directa y se echó a reír nerviosamente.

"En su casa", dijo Alexander.

"¿No vive aquí, también?", Me preguntó como si estuviera esperando mi respuesta.

"No", le dije. "Vivo con mi familia. Y no son tan emocionantes como la tuya. Créeme".

Stormy parecía un poco aliviada sabiendo que no había tenido la custodia física de la mansión y tenía poder sobre su territorio que le correspondía.

"Debes tener hambre", dijo Alexander. "Vamos a llegar a la cocina."

Alexander apagó las velas y seguimos a Stormy fuera de su habitación hasta que se detuvo en la parte superior de las escaleras y se giró para mirarnos.

"¿Ustedes dos se va a casar?" De repente se soltó como algo típico de una hermana joven.

Me reí, y Alexander esbozó una sonrisa torcida.

Stormy y yo esperamos oír la respuesta de Alexander. Yo no estaba segura de lo que quería que él respondiera, pero yo lo sabía.

Alexander puso su mano sobre el hombro de su hermana y la guió por las escaleras.

"Jameson" gritó. "¡Ya vamos a cenar!"

Creo que ambas nos sentimos decepcionadas de no obtener una respuesta.

Nos sentamos a comer en el comedor, que estaba vestido de plata reluciente de porcelana fina, y servilletas de lino. Varios candelabros iluminaban el ambiente, y la cera de las velas rojas goteaban como una herida sangrante. Alexander sacó la silla de  Stormy, sentándola a la izquierda de él, y me hizo lo mismo a su derecha. Stormy y yo una frente al otro, con Alexander en el centro a la cabeza de la mesa. Stormy, tan fresca y elegante en sus guantes sin dedos de encaje negro, puso su servilleta de lino con cautela en su regazo.

Jameson empujó el carro comedor de la cocina y nos sirvió una cena de filetes raros (medio bien para mí), patatas dos veces cocidas al horno, y los guisantes. Stormy tenía una copa de cristal llena de sangre adornada con una cereza y una espada violeta, mientras que Alexander también tenía una copa llena de sangre. La mía estaba llena de soda vieja y aburrida.

Cuando Stormy bajó la copa después de su primer sorbo, líquido rojo salpicaba de las comisuras de sus labios. Alexander hizo un gesto hacia ella, y ella puso los ojos en blanco. Cuando ella se limpió el líquido oscuro manchando la servilleta a la luz. Me quedé muy sorprendida. Yo había visto manchas de vino en servilletas antes, pero esta fue la primera vez que había visto a una manchada de sangre.

 "Entonces, ¿Qué has estado haciendo?", Preguntó Alexander mientras cortaba su filete jugoso.

"No mucho", dijo. "El hogar no es lo mismo sin ti." Stormy cortó la carne en pequeños pedazos. Ella saboreó cada bocado.

"Oh, vamos," desafió Alexander. "Estás siempre ocupada con algo."

Ella puso los ojos color chocolate en blanco. "Bueno, has estado fuera mucho tiempo. ¿Cómo quieres que te diga todo? "

"¿Qué quieres decir?" Alexander tomó un bocado de su comida.

"Se suponía que sólo te habías ido hasta que terminara lo de los Maxwell", dijo ella, empujando sus guisantes con el tenedor. "Y después. Una ves que Valentine volvió con Jagger, todo había terminado. Pero no volviste a casa. Te quedaste aquí. "Ella no me miró. Ella no tenía que hacerlo. Podía sentir la tensión de la menor Sterling como si ella me culpara por su ausencia.

"Lo sé," dijo. "Pero yo tengo una vida aquí y ahora, también. Entonces, ¿qué es tan diferente sin mí? "

"La casa es muy grande. No tengo a nadie con quien hablar. "

"No hablamos todo el tiempo", dijo él.

"Lo sé. Pero era agradable tenerte allí. Ahí es donde vives, ¿Recuerdas? "

"Bueno, yo vivo aquí. Por ahora. Mamá y papá te dijeron eso".

"Lo sé. Pero está tan lejos. Tienes la oportunidad de tener toda la diversión. No es justo.”

"Estoy seguro de que te diviertes, también."

"No lo hago. No me gusta. Tienes la oportunidad de conocer a un montón de gente. Tienes la oportunidad de hacer lo que quieras".

"Tengo dieciocho años," dijo. "Cuando yo tenía doce años, no he tenido que hacer todo lo que yo quería. Además, yo podría ir a la universidad pronto, de todos modos. Tienes que acostumbrarte a estar lejos de mí".

"Pero esto es diferente", dijo.

"¿Por qué?"

"Sabes por qué...." ella dio a entender.

"¿Tal vez deberíamos hablar de esto más tarde? Acabas de llegar."
Pensé que sería mejor para desviar la conversación. "¿Estás educada en el hogar como Alexander?", Le pregunté a Stormy.

"Sí".

"¿Te gusta eso?" Pregunté yo.

"Supongo que sí", dijo. Me sorprendió que no estuviera más excitada.

"Estoy celosa de eso. Creo que sería genial. Pasar el rato en casa. Llegar a ver la televisión. "

"No se llega a ver la televisión."

"¿No lo haces?"

"¡Es como la cárcel!".

"No", dijo Alexander con una sonrisa.

"No para ustedes", dijo. "Porque están aquí".

"Yo llamo a esta ciudad Dullsville ", le dije, "Y lo digo por una razón."

"Vamos. Tienes un gran momento ", dijo Alexander. "Estudias, viajas. Tienes un montón de amigos. "

"¡Yo no!", Dijo. "Yo ni siquiera tengo novio."

"Bueno, tienes un montón de tiempo para eso." dijo Alexander enfático.

"¡Tengo doce! Me da igual estar tan sedienta de amigos. "

Alexander se aclaró la garganta.

"No puedo creer que no tengas amigos", le dije. "Apuesto a que tienes toneladas".

"Sí, unos pocos. Pero yo no tengo novio, y el único hombre con el que llego a pasar el rato es con Valentine.”

"Valentine Maxwell?", Le pregunté, en referencia al hermano menor de los gemelos Maxwell. Él tenía la edad de mi hermano Billy. Billy, y su amigo Henry, habían estado junto con Valentine cuando él llegó a Dullsville en busca de sus hermanos mayores. En su lugar, encontró una amistad con Billy y Henry y trató de convertirlos en  hermanos sangre a ellos. Pero pronto Valentine creció en sed, y sin otro medio para alimentarse ya sea de una bodega llena de sangre como la de la Mansión, Valentine se debilitó. Alexander devolvió a Valentine a un agradecido Jagger en Hipsterville, y terminó la pelea con los Maxwells.

“Ooh, ¿Te gusta?” le pregunté.

"El es lindo".

"¿Él lo es?" Alexander preguntó, sorprendido. "Nunca escuche hablar de él de esa manera."

"Pero yo quiero conocer a chicos nuevos. Y madre y  padre me mantienen estudiando la mayor parte del tiempo.

"Bueno, tu educación es muy importante," dijo Alexander.

"Ugh", dijo. "Se podría decir que todos me queréis tener encerrada para siempre.”

"No estás encerrada," dijo. "Deja de ser tan dramática."

"Yo lo estoy, ni siquiera lo sabes. Si no te importa mirar la pintura en la habitación durante horas. Quiero estar afuera y ver el mundo."

"Bueno, ya estás aquí, ahora," dijo. "Esto es salir al mundo."

Ella hizo una mueca a su hermano.

"Lo sé. Me alegro de estar aquí."

"Así que ¿Qué te gusta hacer para divertirte?" Le pregunté.

"Uh... Puedo leer y escribir poemas."

"¿Y tratar de escabullirse de la casa?" Alexander bromeó.

"Sólo a veces," dijo con una sonrisa pícara.

"Yo hago eso, también," dije.

"¿En serio? Ella me miró con escepticismo.

"Bueno, yo realmente se colarme en más lugares que escaparme. De hecho, esa fue la primera vez que vi a Alexander cara a cara. Allí mismo: " le dije, apuntando a la parte inferior de las escaleras.

Alexander se aclaró su garganta nuevamente.

"No es ningún secreto", le dijo.

"¿Secreto?" preguntó con entusiasmo."¡Dime!"

Me incliné hacia delante. "Me metí a la mansión".

"¿Lo hiciste?" Una vez más se mostró escéptica.

"Sí", respondí con orgullo. "Y no fue la primera vez."

"Tal vez no deberías oír todo esto", dijo Alexander.

"No, que me lo diga." Stormy tenía ganas de escuchar más. "Tengo que saber."

"Yo solía colarme aquí cuando era más joven".

"¿Por qué quieres entrar a hurtadillas?" Preguntó ella.

"Quería ver lo que había en el interior."

"Es curioso, siempre he querido ver lo que hay en el exterior", dijo.

"Bueno, vamos a llegar a eso mañana", dijo Alexander mientras terminábamos nuestros postres.

No pasó mucho tiempo antes de que Alexander se preparara para llevarme a casa. Yo estaba tomando mi abrigo en el vestíbulo cuando escuché a los dos hermanos hablando en la cocina. Sabía que tenía que dejar a los dos hablar en privado, pero no pude evitarlo. No era propio de mí no espiar.

Me acerqué a puntillas a la puerta de entrada y a la cocina teniendo una vista...

"Entonces, ¿Qué...- ¿Qué vamos a hacer aquí?" Escuché a Stormy preguntar. "Quiero ver la ciudad. Y a Luna".

"Vamos a verla alguna vez."

"¿Pero cuándo? La he echado mucho de menos. "

"No lo sé".

"No puedo esperar a verla."

"¿Pero no crees que Raven es genial?"

"Sí, ella es muy bonita. Madre y el padre quedaron entusiasmados con  ella cuando llegaron a casa. "

"¿En serio?" Su voz era brillante.

"Todo lo que hablamos durante una semana era Raven." Su voz se hizo más oscura.

"Bueno, yo sé que ustedes serán grandes amigas."

Hubo una pausa.

"¿Por qué no vienes a casa?" Stormy preguntó en voz baja. "¿Es por mí?"

"Sabes que yo tenía que irme. Por la familia. Habría mucha confusión si me hubiese quedado. ¿Por qué sería por tu culpa? "

"No estaba segura de si estabas enojado conmigo, desde la noche de la ceremonia de pacto."

"No podría estar enojado contigo. Fue mi decisión".

"Pero yo estaba tan enojada."

"Entendí. Todo el mundo estaba molesto".

"Pero ha pasado un año. No ibas a quedarte tanto tiempo".

"Me gusta estar aquí", dijo.

"Y te gusta Raven."

"Sí."

"¿Pero por qué ... ¿Por qué no convertiste a Luna? ¡Ella es hermosa y muy divertida! Todo lo que tenías que hacer era girar hacia ella. Entonces todos podríamos estar juntos en Rumania. Y podrían haber sido un vampiro y una vampira Sterling. "

"Ella no era la chica adecuada para mí. Lamento haberte decepcionado. Pero Luna lo está haciendo bien. Ella no me necesita para salir adelante en este mundo."

"Bueno, ahora que Luna es un vampiro, ¿Por qué no te gusta?"Preguntó.

"Stormy... no era... simplemente no estaba bien. Lo entenderás cuando seas mayor. "

"Ahora lo entiendo. ¿No crees que yo se sobre el amor? "

"Si lo haces... bueno, sabes que se necesitas esperar a la persona que realmente te gusta."

"¿Así que no amabas a Luna?"

No escuché contestarle. Me imaginé que él negaba con la cabeza.

"¿Amas a Raven?"

Se quedó callado otra vez. Tenía la esperanza de que él asintiera en ese momento.

"Nosotros no tenemos que hablar de todo esto esta noche", Alexander finalmente dijo, "¿Verdad?"

En ese momento entré en la habitación.

Stormy me miró como si ella se preguntara cuánto había oído.

"Nos estábamos poniendo al día un poco", dijo Alexander. "Ya que salí de casa a toda prisa. No era la mejor situación. Pero ahora estamos juntos"

"Sí," dijo ella. Stormy esbozó una sonrisa.

"Me voy llevar a Raven a casa", le dijo a su hermana. "Tal vez, ¿Puedas tomar una siesta?"

"Pero es sólo la medianoche", se quejó ella.

"Lo sé, pero has viajado bastante."

"Yo no soy un niña", dijo ella, del mismo modo que probablemente diría  en su situación.

Era extraño salir y tener que ser el que va a la cama mientras que una niña de doce años de edad, tiene que quedarse despierta hasta el amanecer. Ser un mortal tenía sus inconvenientes. "Fue un gusto en conocerte por fin, Stormy ", le dije. "Espero volver a verte pronto."

"Sí, fue bonito conocerte, Raven," dijo con una sonrisa dulce. Me esperaba un abrazo, pero no fue así. Ella amablemente ofreció su mano en su lugar.

Yo se la estreché suavemente, y ella corrió hasta las escaleras, al igual que yo si las tuviera.

Me sentí un poco sola, sabiendo que tenía que ir a casa, mientras que los hermanos llegaron a estar juntos. Pero esto fue realmente acerca de Alexander y no yo, y tomé consuelo al saber que su soledad, viviendo en la mansión con sólo Jameson para su compañía, se minimizó de nuevo.

"Ella parece realmente dulce", le dije cuando Alexander y yo nos subimos en al Mercedes.

"Me alegro de que te guste", dijo.

"¿Qué más se puede pedir?", Le pregunté.

Él se encogió de hombros.

"¿Por qué la llamas Stormy?", Le pregunté cuando nos condujo por el camino largo y sinuoso.

"Ella tiene sus momentos".

"¿En serio? Ella parece muy amable. "

"Ella lo es. Pero puede ser muy vocal y dramática. "

"Me gusta"

"Sí, yo diría eso", dijo con una sonrisa.

Entonces me acordé de la conversación privada que había oído por casualidad. "Yo no quiero molestar", le dije.

"¿Por qué ibas a hacerlo? Ella simplemente le gusta ser el centro de atención, eso es todo. Ella siempre lo ha hecho. "

"No, me refiero a que no regresaste a Rumania. Se podría pensar que todavía estás aquí por mí. "

"Bueno, yo lo estoy." Alexander lucía una sonrisa tranquilizadora.

"Pero es tu decisión", le dije. "Ella tiene que saberlo. De lo contrario, sólo me culpará".

"¿Eso crees?"

"Lo sé. Yo sólo quería que lo supieras, también. "

Alexander hizo una pausa por un momento, como si estuviera dando a mis palabras un pensamiento real.

"Tal vez en algún momento de esta semana ustedes dos puedan pasar un tiempo de chicas juntas", dijo. "Entonces ella sabrá exactamente por qué me enamoré de ti."


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada