martes, 15 de diciembre de 2009

Cap 2 de Uninvited- Amanda Marrone

Grax a *~*~*\_Vane Dhampir_/*~*~ por su ayuda!!!
aca les dejo el cap 2 que lo disfruten!!!!

Capítulo 2

Esta mañana, camino hacia la escuela, Rachel me preguntó si yo era siempre un caso difícil, o si era una gradual pérdida de cordura. Era una buena pregunta, de verdad. Me dejó pensando.
Digo, porqué una persona de mente sana se hubiera sentado y dejado que Michael Green la tuviera como rehén todas las noches? No tendría que tener ya una especie de plan para deshacerme de él? Y sobre todo, porqué una persona como yo se involucró con Michael en primer lugar?
Por supuesto, Rachel no se estaba refiriendo a mis noches coloquiales con Michael. Hasta donde Rachel podía saber, Michael Green está muerto y enterrado y, mientras ella ya estaba cuestionando mi cordura, yo pensé que era mejor mantener mi boca cerrada.
Me reí de su pregunta “Por qué demonios estás tan asustada de tomar el teléfono y llamarme, o más importante aún, a Danny?” Esperando que ella lo olvidara, aunque yo sabía que no lo haría.
Desde que tomó la clase de psicología del Sr. Bell el semestre pasado, ha sido la misión de su vida señalar todos nuestros supuestos problemas, y ofrecer algunas sugerencias útiles para mejorar. Lo que ella no parece darse cuenta es que tomar una clase de psicología y pasar el verano en la sección de autoayuda de la tienda de libros, no la calificaba para examinar la basura de todos.
Y por qué debería de importarle a ella si yo arruino las cosas con Danny por estar muy asustada para llamarlo de vuelta?
Lissa entendía mi asunto de la fobia. Lissa no se volvía loca si no la llamaba. No es que Lissa me llame, pero al menos cuando éramos amigas, ella lo único que hacía era escribir una lista de cosas que debería hacer para aliviar mi ansiedad y así, ella consideraba su parte hecha.
Me pregunto qué clases de listas está haciendo Lissa en rehabilitación. Me pregunto si podría llamarla. Quiero decirle cómo todo es una desastre. Que tengo resaca escolar, que desearía estar allí con ella porque había perdido el control de mi vida, y no es para eso que es la rehabilitación? Para recuperar el control?
Digo, nunca me importó la bebida y las drogas, solo de pensar que parte de mí se pone ida con las visitas de Michael, estoy segura de que podría obtener una habitación en alguna instalación. Pero mi actual disolución de sentido común pasó cuando conocí a Michael, o cuando él volvió?
Yo solía pensar que ser la novia de Michael era mi destino, en vez de la tonta suerte que realmente era. Y si hubiera tomado el empleo de limpiar las mesas en el club country en lugar de cuidar a los gemelos ese verano? Es incierto si alguna vez me hubiera registrado en el radar de Michael.
Cómo iba a saber que Michael Green se estaba mudando a la par de Sam e Ethan? Puedo estar loca, pero no soy adivina. Y hubiera deseado un millón de veces dejar que Sam e Ethan se quedaran adentro viendo caricaturas el día que él se mudó, pero yo tenía que ver cómo eran las cosas del nuevo vecino.
Todo lo que puedo recordar ahora es que cuando el camión de mudanza llegó, Michael salió y se quedó allí en las gradas de enfrente, y puedo jurar que estaba más brillante que el cielo de verano. Él miró a través de su jardín, llevando todo hacia adentro, y luego se volvió hacia nosotros y saludó.
Me congelé en sólido calor cuando me di cuenta de que estaba viniendo hacia nosotros. Saltó sobre el seto y caminó a través del césped, y los chicos corrieron hacia Michael- un completo extraño- y comenzaron a hablarle como si fuera su hermano mayor viniendo a casa del colegio!
En minutos le habían dicho a Michael todo sobre el horario de sus padres, de la pedante chica de ocho años del otro lado de la calle de la que estaban secretamente enamorados, y que tenían seis latas de coctel de frutas almacenadas debajo del porche en caso de emergencia. A mí me había tomado dos semanas sacarles más de una respuesta de una sola sílaba.

Pero esa era la forma de ser con Michael. Era esa persona que te drenaba a su vida en el momento en que lo conocías, y parecía que lo conocías desde siempre. Y el solemne Ethan-fue como si hubiera encontrado a un perrito con quien jugar y no podía esperar para mostrarlo.
El esbozó una sonrisa torcida y arrastró a Michael a las gradas del pórtico mientras Sam pasaba por los jardines buscando su pelota, gritando, “Espera! No vayas a ningún lugar, sé que hay laguna por aquí.”
Debí haberle gritado a Sam que dejara de pisar las flores. Pero no lo hice. Quería que él encontrara una pelota. No quería que Michael se fuera tampoco.
“Soy Michael. Michael Green,” dijo él, sonriéndome como si fuera algo por lo que valiera la pena sonreír.
“Y estos dos no puede estar emparentados contigo, no con esos increíbles ojos azules.”
Yo estaba asombrada de que en esos pocos segundos, él había notado que mis ojos eran diferentes a los de los gemelos. Mis mejillas se ruborizaron, y esperaba que no se notara en mi bronceada piel. Recuerdo el penetrante olor de loción de coco flotando alrededor de él, y cómo deseaba que yo me hubiera tomado más tiempo para vestirme en esa mañana- cómo deseaba que hubiera estado usando loción de coco también.
“Soy Jordan, y estos hiperactivos de nueve años están demasiado coordinados para estar emparentados conmigo. Sólo estoy cuidando a Sam y a Ethan por el verano.”
No podía creer cuan calmada me escuchaba cuando mi corazón estaba acelerado. Cómo podía hablar tan fácilmente a esta hermosa criatura que ni siquiera conocía? Me pregunté esto más tarde, pero ya sabía la respuesta. Era Michael. Él era la magia.
“Sip,” Ethan rió. “Estábamos esperando que un chico nos cuidara.” Sam trotó las gradas hacia Michael.
“Sip, ella apesta tirando un balón!”
Me lazó el balón lleno de lodo que había encontrado sobre su cabeza y Michael se inclinó y la atrapó con una mano larga.
“Ve más lejos!” Michael gritó. Apenas movió su brazo, pero el balón se movió en una línea recta todo el camino hacia los setos y se estrelló en el lado más lejano del jardín de Michael.
“Eso los mantendrá ocupados por unos minutos,” dijo él, riéndose mientras los gemelos corrían gritando detrás de él.
“Así que,” dijo levantándose, “Yo te enseñaré cómo lanzar un pase si tú me enseñas los lugares buenos de por aquí.” Me guiñó mientras recogía mi libro del suelo del pórtico y se sentó junto a mí.
Dio un vistazo a las páginas a las páginas, y luego lo tiró con mucho cuidado en el piso de madera.
“Vas a North Shore?”
El pórtico era pequeño, y mi piel quemaba donde su pierna estaba contra la mía. El olor a coco llenó mi cabeza.
“Um, sip. Seré una junior* ” Toda pista de tranquilidad se había ido. Digo, su pierna estaba pegada a la mía, y la presión estaba acelerando mi corazón y haciendo estremecer mi cerebro.
“Genial. Tengo un auto, pero estoy en la necesidad de una guía. Quieres ir a dar una vuelta luego? Podrías mostrarme los alrededores del pueblo, o simplemente podríamos salir con tus amigos.”
Empujó su pie contra el pórtico, gentilmente moviéndola. Estaba agradecida por la ligera brisa enfriando mi cara mientras asimilaba las palabras de la invitación. Cómo podía Michael conocer mis amigos? Rachel, con sus cortas faldas negras y medias negras, aún con el calor de los noventa grados. Ella se abalanzaría sobre él y le contaría todo sobre con quienquiera que estaba durmiendo-lo que hacían en la cama, o en el asiento trasero, o lo que sea.
Pude visualizarla pasando sus dedos a través de su grueso y marrón cabello. Y Janine y Gabby? Realmente quería someter a Michael a uno de sus canciones de karaoke para Rentar? Él no parecía la clase de chico que apreciaría a una mala interpretación de “Estaciones del Amor”-o cualquier otra canción de Broadway, para ser exactos.
*Así se les llama a los que entran a la preparatoria.

“Mis amigas trabajan de noche. Bueno, Rachel no, pero ella está, tú sabes… atrapada en un nuevo romance. Pero podría mostrarte los alrededores. Salgo a las 5:15.”
No era totalmente una mentira, en realidad. No había visto mucho a Rachel recientemente-no desde que decidió salir con ese perdedor. Digo, qué clase de tipo de veinte años quiere andar con una de dieciséis? Y Janine y Gabby estaban ocupadas trabajando en el club de country. Solamente no mencioné que usualmente nos reuníamos muy tarde en el club de la catorce para beber cualquier cosa que Gabby podía conseguir en el bar.
“Muy bien. Excelente.” Sonrió y frotó su mano en mi muslo.
“Sólo tú y yo.” Saltó de repente y atrapó el balón antes de que golpeara en la casa. Los gemelos subieron las gradas velozmente, saltando sobre Michael y tratando de quitarle el balón de sus manos.
Y eso fue todo. Me enamoré de él ese día- fue tan fácil. Todo sobre Michael era fácil. Tenía esta electricidad alrededor de él. Dios, me deslumbraba- me cegaba.
Nunca lo vi venir. Cómo no pude ver lo que venía? Debió de haber sido obvio desde el principio, Michael era demasiado grande para alguien como yo. Pero no lo vi, y pasé dos meses con él, dos gloriosos meses que estoy pagando ahora.

^^Traducido por Vane Dhampir^^

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada