domingo, 1 de marzo de 2009

Ghostgirl capitulo 1

¿ALGUNA VEZ TE HAS SENTIDO INVISIBLE?

"Era la clase de chica a la que nadie echaría de menos si muriese.
Y entonces, un día...

Murió."

Charlotte Usher se siente prácticamente invisible hasta que un día lo es de verdad.
Peor aún: está muerta.

¡Y todo por culpa de un osito de goma!

Pero la muerte no impide que Charlotte siga con su plan. Todo lo contrario, se vuelve mucho más creativa y hará cualquier cosa por conseguir su objetivo: ser popular para seducir al chico que ama.



CAPITULO 1

Nunca piensas que te pueda
pasar a ti.
Piensas cómo será. Le das vueltas una y otra vez, alterando
el escenario un poco en cada ocasión, pero en
el fondo no crees que te vaya a pasar nunca, porque
siempre es a otro a quien le sucede, no a ti.
harlotte Usher cruzó con paso decidido el aparcamiento
en dirección a la puerta principal de Hawthorne
High repitiéndose su mantra positivo: «Este
año es diferente. Éste es mi año». En lugar de permanecer grabada
para siempre en la memoria de sus compañeros de instituto
como la chica que sólo ocupaba espacio, la ocupasillas, la que
succionaba ese aire tan preciado al que bien podía haberse dado
otra utilidad mucho más provechosa, este año empezaría con
otro pie, un pie enfundado en los zapatos más exclusivos y más
incómodos que el dinero puede comprar.
Había malgastado el año anterior sintiéndose como la hijastra
no deseada del alumnado de Hawthorne High, y no tenía la menor
intención de darse por vencida. Este año, el primer día de
curso iba a ser el primer día de su nueva vida.
Al acercarse a la escalinata de entrada, contempló cómo destellaban
contra las puertas los últimos flashes de las cámaras de los
reporteros del anuario del colegio mientras Petula Kensington y
su pandilla se adentraban altivas en el vestíbulo. Siempre llegaban
las últimas y luego succionaban a los demás tras ellas en una
especie de resaca de popularidad. Su entrada marcaba el arranque
oficial del curso. Y Charlotte estaba sola allí fuera y empezaba
con retraso. Como siempre. Hasta entonces.
El bedel encargado de la puerta asomó la cabeza y echó un
vistazo por si faltaba alguien por entrar. No había nadie. Bueno,
sí que había alguien pero, como siempre, no se percató de
Charlotte, que apretó el paso cuando él empezó a cerrar la gigantesca
puerta metálica. A ella se le antojó la de la cámara de
seguridad de un banco. Pero sin dejarse intimidar, por una vez,
Charlotte alcanzó las puertas a tiempo de poder colar por el
resquicio la punta de su zapato nuevo y evitar así que se cerraran
del todo.
—Perdona, no te había visto —murmuró el bedel con indiferencia.
Nadie la veía, lo que era de esperar, pero por lo menos había
conseguido cierto reconocimiento y una disculpa. Al parecer, su
«Plan de Popularidad», una larga lista que había confeccionado
meticulosamente con el fin de atrapar al objeto de su deseo, Damen
Dylan, empezaba a funcionar.
Al igual que muchos otros de su condición, Charlotte había
pasado el verano entero trabajando, sin embargo, a diferencia de
la mayoría, ella había estado trabajando para sí. Se había dedicado
en cuerpo y alma a estudiar el anuario del año anterior, casi
como si le fuera la vida en ello.
Había estudiado a Petula, la chica más popular del instituto,
y a las dos lameculos que tenía por mejores amigas, las Wendys
—Wendy Anderson y Wendy Thomas—, del mismo modo
¿Alguna vez te has sentido invisible?
que algunas fans estudian a su famoso predilecto. Quería que
todo le saliera a la perfección. Justo como a ellas.
Se dirigió confiada al primer destino marcado en su agenda: la
hoja de inscripción para las pruebas de animadora. Animadora.
La hermandad más cotizada y exclusiva de todas las hermandades
femeninas, el Billete Dorado con el que conseguir no sólo que se fijaran
en ella sino que la envidiaran. Charlotte agarró el viejo bolígrafo
que pendía del tablón de anuncios colgado de un cordel deshilachado
remendado con cinta adhesiva de papel y se dispuso a
inscribir su nombre en el último recuadro que quedaba en blanco.
No había terminado de escribir la ce, cuando sintió unos rudos
golpecitos en el hombro. Charlotte dejó de escribir y se giró
para ver quién osaba interrumpir su primera tarea del día, o,
mejor dicho, la primera tarea de su nueva vida, y vio una fila de
chicas que habían acampado toda la noche para inscribirse. Más
que para una prueba parecía que estaban allí para un casting.
La chica de los golpecitos la miró de arriba abajo, le arrebató
el bolígrafo y de un plumazo inscribió su nombre y tachó el de
Charlotte. Luego abrió la mano y dejó que el bolígrafo se precipitara
sin remisión cuan largo era el cordel del que pendía.
Charlotte contempló cómo el bolígrafo se mecía contra la pared
como un ahorcado.
Mientras se alejaba, escuchó a su espalda las risitas de la jauría
de aspirantes a animadoras. Charlotte ya había experimentado
antes esa clase de crueldad, tanto a la cara como a sus espaldas, y
siempre había tratado de que no le afectase lo que los demás
pensaban o decían de ella. Pero ni maquillada había conseguido
dotarse de una piel tan gruesa como para soportar la peor de las
humillaciones.
Se sacudió su malestar, decidida a no perder los nervios ni su
dignidad. Consultó la agenda y murmuró para sí: «Asignación
de taquillas». Lo tachó de la lista y se dirigió a toda prisa hacia
su próximo destino.
Mientras caminaba, por su mente se sucedía a toda velocidad
el itinerario que había seguido aquel verano. Para hacer honor a
la verdad, debía reconocer que había hecho un esfuerzo desmesurado
en su intento por lograr que él se fijara en ella. Se diría
que se había pasado y mucho. No es que hubiera recurrido al
bisturí, no, a tanto no llegaba la cosa, pero pelo, régimen, armario,
preparación y estilismo habían consumido la totalidad de
sus vacaciones. Después de todo, se estaba dando una oportunidad,
y con todo lo dicho y hecho, ¿qué daño iba a hacerle una
gigantesca dosis de autosuperación?
Naturalmente, sabía que aquello era casi todo... está bien, que
era todo superficial, pero ¿y qué? Si su vida hasta ahora servía de
ejemplo, era evidente que, de todas formas, toda esa historia
de la belleza interior no era sino una bobada. La «Belleza Interior»
no sirve para que te inviten a las mejores fiestas con la gente
guapa. Y está claro que no sirve para que Damen Dylan te invite
al Baile de Otoño.
En definitiva, Damen era prioritario, y las fechas tope como
ahora lo era el baile siempre conseguían motivar a Charlotte. La
vida es una sucesión de elecciones, y ella había hecho la suya.
Justificaba su deriva hacia la superficialidad como jugada estratégica.
Desde su punto de vista, sólo había dos maneras de
acceder a Damen. Una era a través de Petula y su pandilla. Pero
dada la reputación de Charlotte, o más bien la ausencia de ella,
las probabilidades eran ciertamente escasas. Aquellas chicas

¿Alguna vez te has sentido invisible?
siempre habían sido populares. Y lo iban a ser siempre. Es más,
la esencia misma de la popularidad radicaba en su cualidad de
inalcanzable. No era algo a lo que uno pudiera optar o que pudiera
conseguir. Era algo que le era otorgado a uno; cómo o por
quién, pensó Charlotte, era todo un misterio.
Pero, y era aquí donde el plan de actuación de Charlotte adquiría
tintes más sutiles, si lograba un aspecto lo suficientemente
parecido al de Petula y las Wendys, si conseguía actuar de forma
similar a ellas, pensar como ellas, «encajar» con la gente con la
que Damen encajaba, tal vez entonces tuviera alguna posibilidad.
Había muchas razones por las que bien valía la pena cambiar
de aspecto, y ella pensaba que hasta ahí lo había conseguido.
Esto la llevaba a la otra manera de acceder a Damen. La mejor
de las dos opciones. La que ella prefería: evitar a las chicas por
completo y abordar a Damen directamente. Se trataba de una
jugada arriesgada, sin lugar a dudas, puesto que a ella lo de ligar
no es que se le diera demasiado bien. El cambio de apariencia
era el primer paso necesario, pero la fase siguiente suponía la diferencia
entre el éxito o el fracaso. Se había apuntado a todas las
clases a las que tenía la certeza de que él asistiría y había planeado
rondar su taquilla, la cual tenía intención de localizar acto
seguido.
Como los demás, Damen nunca le había prestado a Charlotte
la menor atención, y un poco de maquillaje y un alisado profesional
era poco probable que fueran a cambiar su actitud. Aun
así, Charlotte no perdía la esperanza. La esperanza de que si
conseguía pasar un tiempo valioso con él, sobre todo ahora que
había mejorado su aspecto exterior, la cosa saldría bien.
Y no era sólo que se hiciera ilusiones, se trataba de una conclusión
a la que Charlotte había llegado después de observar a
Damen detenidamente. En los centenares de fotografías que le
había hecho a escondidas a lo largo de varios años, Charlotte
creía haber detectado cierta decencia, por qué no decirlo, en él.
Estaba en sus ojos, en su sonrisa.
Damen era imponente y atlético y se comportaba como puede
esperarse de un auténtico guaperas, es decir, con superioridad,
aunque sin que por ello dejara de ser agradable. No era de
sorprender que fuese esa decencia el rasgo de Damen que menos
le gustaba a Petula. Quizá era la cualidad que más detestaba por
tratarse precisamente de aquella de la que más carecían ella y todas
sus amigas.
Con la risa de las candidatas a animadoras resonando todavía
en sus oídos, Charlotte, de camino al gimnasio, deseó con todas
sus ganas que la suerte se pusiera de su parte. Las asignaciones
de las taquillas estaban expuestas en la doble puerta, y Charlotte
se dirigió directamente hacia ellas. Recorrió despacio con el
dedo la columna de nombres dispuestos por orden alfabético en
la hoja de la pe a la zeta, echando un vistazo a los números de taquilla
correspondientes mientras buscaba el suyo.
Todos los nombres le eran familiares; eran compañeros con
los que había crecido, a los que conocía desde preescolar, primaria
o secundaria. Sus rostros se encendieron y apagaron sucesivamente
en su cabeza como un pase de diapositivas. Luego llegó a
su nombre: «USHER, CHARLES. TAQUILLA 7».
«¡Siete! ¡Número de buena suerte!», se dijo interpretando
aquello como un buen augurio. «Un número bíblico, es más.»
Rebuscó en su mochila y extrajo un lápiz, lo devolvió al interior
¿Alguna vez te has sentido invisible?
y pescó un bolígrafo. Corrigió su nombre de forma permanente
de «Charles» a «Charlotte». No quería ningún error, y menos en
este día.
Otra inspección con el dedo por la lista le reveló que la taquilla
de Damen estaba en la otra punta del edificio. Echó a andar
hacia la suya propia, dándose ánimos mentalmente.
«No pasa nada», se consoló Charlotte, que probó la combinación
de su candado un par de veces, abriendo y cerrando la
puerta de su taquilla cada vez, antes de salir en busca de la de
Damen.
Continuó andando y hablando para sí, mientras gesticulaba como
un histrión que ensaya un monólogo, y de repente sintió
como si se ahogase.
Preocupada, advirtió que había alcanzado la pasarela, la cual
aparecía atestada de fumadores que daban una última calada antes
de clase. La exhalación sincronizada de monóxido de carbono
producía una densa niebla acre y ya era demasiado tarde
para contener la respiración. Así que apretó el paso. Las conversaciones
fueron apagándose una a una al paso de Charlotte. Las
colillas, extinguidas en vasos de café extragrandes o pisoteadas
en el cemento mientras las últimas virutas de humo se elevaban en
torno a ella.
Cuando hubo dejado atrás la neblina y se acercaba a las puertas
del extremo opuesto de la pasarela, Charlotte vio cómo un
puñado de estudiantes se arremolinaba y retrocedía por el corredor,
igual que cazadores de autógrafos a la puerta de la entrada
de artistas de una representación que ha colgado el cartel de localidades
agotadas.
—¡Damen! —exhaló sobrecogida.
Por encima de la multitud no acertó a divisar más que su espesa
y hermosa cabellera, pero era cuanto necesitaba ver. Tenía la
certeza de que era su pelo. Ni moldeador, ni cera, ni crema, ni
gomina, gel, champú de volumen, espuma o rastro alguno de
metrosexualidad. Nada más que una imponente cabeza de pelo
ondulado. Sin perder de vista su presa, Charlotte echó a andar
con aquella insólita modalidad desesperada de paso atropellado
que ya empleara esa mañana para alcanzar la parada del autobús,
y se precipitó jadeando hacia la taquilla contigua a la de él.
Llegó un instante antes que Damen y su multitud de adoradores,
que había abierto una brecha para dejarle paso.
Hacía mucho que no estaba tan cerca de él, y aquello la afectó
más de lo que habría pensado. Le había visto, en fotos al menos,
durante todo el verano, pero ahora lo tenía allí, en persona.
Se sentía deslumbrada. Al aproximarse, la muchedumbre se cerró
en torno a él. Cuanto más cerca lo tenía, menos divisaba. Se
internó en el tumulto que le rodeaba, tratando de acercarse algo
más, pero a cada intento acababa asfixiada por la vorágine. Así,
en su primer día, Charlotte se descubrió ocupando una posición
sobradamente familiar: en el exterior mirando hacia dentro.

http://www.ghostgirl.es


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada